El alimoche es el buitre más pequeño que habita en España, aun así es un ave de tamaño mediano a grande. Construye sus nidos en cuevas o repisas protegidas situadas en cortados rocosos. Es un ave carroñera que basa su variada alimentación en restos de cadáveres de pequeño o mediano tamaño, como conejo, paloma o reptiles, así como de ganado e incluso excrementos. Es una especie migradora, permaneciendo en España desde los meses de marzo a septiembre, el resto del año vive en África.

alimoche

Ficha descriptiva

NOMBRE:

Neophron percnopterus

FAMILIA:

Accipitridae

ESTATUS:

Estival, reproductora

LONGITUD:

55-65 cm

ENVERGADURA:

148-171 cm

PESO:

1,2-2 kg

Identificación

Los individuos adultos (≥ 5 años) presentan un plumaje diferente de los jóvenes (<5 años)

Adultos:

Color blanco manchado de pardo con plumas de vuelo negras. Cara de color amarillo-anaranjado y cabeza y cuello con plumas blancas. Pico fino y alargado poco robusto. Cola larga blanca y en forma de cuña.

alimoche
alimoche

Jóvenes:

Presentan un plumaje marrón oscuro que va aclarándose a lo largo de los años.

alimoche

Pollo del año, puntas de las plumas de color claro.

alimoche

Ejemplar de 1 año, plumaje marrón oscuro

alimoche

Ejemplar de 2 años, plumaje marrón con alguna pluma clara

alimoche

Individuo de 3 años, plumaje más claro que marrón

alimoche

Plumaje de 4 años, muy pocas plumas oscuras

Silueta en vuelo

Adultos

Cuerpo blanco manchado, con contorno posterior de las alas negro, cola larga en forma de cuña y cabeza pequeña.

Alimoche en vuelo
alimoche

Jóvenes

Cuerpo y cara más o menos marrón oscuro, en función de la edad.

Alimoche

Ejemplar de 2 años de edad

Alimoche

Ejemplar de 3 años de edad

Reproducción

Migración Prenupcial

Puesta

Incubación

Crianza

Vuelo

Migración Posnupcial

Febrero/Marzo
Abril
45 días
2,5 meses
Julio-Agosto
Septiembre

El alimoche es una especie territorial, anida en solitario y defiende activamente su área de cría durante la reproducción frente a otros individuos de su especie o competidores de otras especies. Construyen el nido en el mes de marzo preferentemente en cuevas situadas en cortados inaccesibles y lo forran con ramas y lana. Cada pareja puede tener entre uno y cuatro nidos en su territorio, cuya ocupación van alternando año tras año, si bien algunas utilizan todos los años el mismo nido.

alimoche

Aspecto del interior de un nido de alimoche

alimoche

Nido de alimoche con dos pollos volantones

Las puestas, de 1 ó 2 huevos, se realizan principalmente durante el mes de abril y son incubados por ambos progenitores durante unos 45 días. La mayor parte de los pollos nacen desde principios de mayo a principios de junio y son alimentados y cuidados durante un periodo de 2,5 meses. Entre finales de julio y sobre todo durante la primera quincena de agosto abandonan el nido. A diferencia del buitre leonado y el quebrantahuesos pueden criar con éxito hasta dos pollos.

Aspecto del interior de un nido de alimoche

Estado de conservación

El alimoche está catalogado como “vulnerable” en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas y como “sensible a la alteración de su hábitat” en el Catálogo de Aragón.

Si bien esta especie sufrió un acusado declive en sus efectivos poblacionales tanto a nivel europeo como en España, en los últimos años parece que esa tendencia se está revirtiendo, el último censo nacional realizado en 2008 por la SEO arrojó unas cifras de 1.452-1.556 parejas reproductoras. Sin embargo se viene detectando un grave descenso en el número de pollos que consiguen llegar a volar, siendo este número un 26 % inferior entre los dos últimos censos realizados en España.

Amenazas para su conservación

Los principales problemas detectados para la conservación del alimoche son el uso ilegal de cebos envenenados y la escasez de alimento causado tanto por el cierre de los lugares donde tradicionalmente se depositaban los cadáveres del ganado doméstico, como por el cambio de la normativa europea que impide el abandono en el campo de cadáveres de ganado. Así como las molestias humanas en las áreas de cría y la persecución directa por parte del hombre. La intoxicación por biocidas agrícolas y la pérdida de hábitat tanto en los lugares de cría, como en las áreas de invernada suponen también amenazas para esta especie.