El quebrantahuesos es un ave carroñera que se alimenta de huesos y carne de vertebrados, principalmente mamíferos como ovejas, cabras y rebecos, pero también aves y reptiles. Recibe su nombre debido a su costumbre de romper huesos grandes hasta un tamaño tal que pueda ser ingerido. Para ello se eleva con el hueso asido en sus patas, dejándolo caer sobre alguna superficie rocosa. Es una especie territorial que nidifica en cortados rocosos situados en áreas de montaña.

Trencalòs - Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) ACCIPITRIDAE
Quebrantahuesos engullendo una costilla

Ficha descriptiva

NOMBRE:

Gypaetus barbatus

FAMILIA:

Accipitridae

ESTATUS:

Residente todo el año

LONGITUD:

100-120 cm

ENVERGADURA:

240-290 cm

PESO:

5,8 kg

quebrantahuesos
Quebrantahuesos adulto en vuelo
quebrantahuesos

Identificación

El quebrantahuesos presenta diferentes plumajes en función de su edad, hasta que alcanza el aspecto definitivo de adulto, aproximadamente a los 7 años de vida. (Extraído de: Heredia, R., Margalida, A. Tríptico: Criterios de identificación del quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) en función de la edad y las características del plumaje.).

Juvenil primer año:

Silueta de vuelo maciza, alas redondeadas y largas. Cola corta con la base en contacto con las plumas de vuelo. Cabeza y cuello negros, iris oscuro y barba muy pequeña. La parte superior de la espalda presenta generalmente un escudo blanco en forma de “V” muy visible. Alas marrones ocasionalmente salpicadas de plumas blancas. Plumaje del pecho, vientre y calzas marrones moteadas de claro.

Trencalòs - Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) ACCIPITRIDAE
Trencalòs - Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) ACCIPITRIDAE

Joven segundo año:

Silueta de vuelo todavía maciza con algunas irregularidades, iniciando las primeras mudas en las plumas de vuelo. Cabeza y cuello negros, formando una “capucha” que contrasta fuertemente con el pecho marrón. Iris más claro, el escudo de la espalda empieza a difuminarse. Espalda marrón, alas marrones salpicadas con plumas blancas. Sin moteado claro en pecho y calzas.

Inmaduro tercer año:

Silueta en vuelo de aspecto irregularmente dentado. Cabeza y cuello negros contrastando fuertemente con el vientre marrón, la cara puede empezar e blanquear y la barba es más visible. El escudo de la espalda ya no se distingue y la coloración es marrón más homogénea. Alas dorsalmente marrones de color más claro que las plumas de vuelo, ocasionalmente salpicadas de plumas blancas.

Trencalòs - Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) ACCIPITRIDAE

Subadulto cuarto año:

Silueta esbelta como la del adulto, presentando a menudo mudas bien visibles en el extremo de las alas. Alas estrechas y puntiagudas, cola larga. Plumas de la cara blancas y parte superior de la cabeza con plumas blancas. Cuello todavía negro. Coloración marrón de la espalda es homogénea. Alas dorsalmente marrones de color más claro que las plumas de vuelo, ocasionalmente salpicadas de plumas blancas.

Trencalòs - Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) ACCIPITRIDAE

Adulto imperfecto quinto-sexto año:

Silueta esbelta y plumaje abigarrado, mezclando plumas marrones con las gris-pizarra del adulto. Todavía tienen algunas plumas oscuras en cuello y zona ventral. Cabeza blanca, con un collar oscuro a menudo más ancho que los adultos y a veces mal dibujado. La parte inferior de las alas todavía no presenta el contraste entre el aspecto negro y gris de ambos extremos. Dorsalmente menos negros que los adultos.

Trencalòs - Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) ACCIPITRIDAE

Adulto mayor de 7 años:

Silueta en vuelo esbelta y estilizada. Alas estrechas y cola larga. La coloración de la cabeza, pecho y vientre varía del blanco al naranja. Presencia frecuente de un collar fino negro en el pecho, más o menos cerrado. Las plumas de la espalda son gris pizarra o de aspecto negro, contrastando muy evidentemente con la cabeza clara. La parte inferior de las alas contrasta entre el aspecto negro y gris de ambos extremos.

quebrantahuesos

Reproducción

Cortejo

Puesta

Incubación

Crianza

Vuelo

A partir de Septiembre
Diciembre-Febrero
54 días
4 meses
Junio-Julio

El quebrantahuesos presenta un extenso ciclo reproductor. Son monógamos, manteniendo su pareja durante toda su vida, si bien existen casos de territorios formados por tres individuos e incluso por cuatro. Sus nidos están situados en cortados rocosos, emplazándose mayoritariamente en cuevas, aunque también utilizan repisas protegidas por extraplomos o chimeneas. Están tapizados por gran cantidad de ramas forradas con lana y otros materiales como hierba y pelo de diferentes animales. El número medio de nidos por pareja se ha calculado en 4,67, con un rango que varía de 2-11 nidos/pareja.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Nido de quebrantahuesos en cueva
Trencalòs - Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) ACCIPITRIDAE
Quebrantahuesos seguido por su pollo

La puesta suele ser de dos huevos o con menor frecuencia uno, sin embargo sólo llega a volar uno de los pollos. Esto es debido a la agresión fraticida, en la que el pollo más débil acaba muriendo de hambre o de las agresiones sufridas por parte de su hermano.

Ambos progenitores se alternan para cuidar y cebar al pollo de manera ininterrumpida durante al menos el primer mes de vida, debido a su vulnerabilidad frente a las bajas temperaturas habituales en esa época del año, y al riesgo de predación por parte de otros animales. Posteriormente su presencia en el nido decrece progresivamente hasta que finalmente el pollo abandona el nido, no obstante seguirán alimentándole hasta su emancipación definitiva.

Aspecto del interior de un nido de alimoche

Estado de conservación

El quebrantahuesos está catalogado como “en peligro de extinción” en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas y en el de Aragón.
La población europea de quebrantahuesos está compuesta por tan solo 170 territorios, de las cuales 117 se encuentran en España, por tanto tenemos una gran responsabilidad en el futuro de esta especie.

Amenazas para su conservación

Las principales amenazas a las que se enfrenta son los venenos, la caza, accidentes en líneas eléctricas, molestias por actividades humanas principalmente en sus áreas de cría, regulación de la alimentación suplementaria, disminución de la ganadería extensiva, contaminación química y competencia con otras especies por los lugares de nidificación.