Somos un grupo de biólogos y escaladores residentes en el pirineo y prepirineo, que estamos trabajando en un proyecto de promoción de la escalada sostenible en la comarca de La Ribagorza.

Queremos contribuir a que la escalada se practique cada vez de manera más respetuosa con el medio ambiente, para ello pensamos que hace falta más información, implicación y comunicación entre clubs, usuarios y conservacionistas.

Vivimos, trabajamos y escalamos en un entorno privilegiado, tanto por la cantidad de paredes como por la alta biodiversidad que alberga, y creemos que es responsabilidad de todos cuidarlo, cada uno en la medida de sus posibilidades.

La escalada es una actividad en auge en La Ribagorza, que atrae cada vez un mayor número de aficionados. Sin embargo, esta actividad al desarrollarse en el medio natural, puede tener diferentes efectos negativos sobre el mismo. Como aficionados al montañismo y la escalada y como profesionales en la conservación de rapaces rupícolas, queremos intentar mitigar su impacto sobre estas especies, basándonos primero en una adecuada información, que dé lugar a la toma de conciencia y que pueda traducirse en la colaboración activa del colectivo escalador local en la conservación de las especies y las áreas de escalada. No se trata de culpabilizar o prohibir sino de alcanzar entre todos un compromiso que nos permita seguir disfrutando de nuestro entorno.

Como habitantes de las zonas rurales pirenaicas, estamos también interesados en el desarrollo rural como vía para garantizar una permanencia sostenible y a largo plazo de los pueblos y poblaciones del entorno. Partiendo de la posibilidad de aprovechar la escalada, para potenciar el desarrollo rural sostenible y compatibilizar dicha actividad con la conservación del medio natural, surge esta propuesta.

Pic de Cibolles